IQT Martes, 21 abril 2015

En Iquitos también desaparecieron murales. Esta exposición rescata la obra de su legendario autor.

Paco Bardales

Amazonía,cine, literatura,periodismo, OVNIS. Miembro del gran combo charapa pop. Búscame en Twitter: @pacobardales y @DiarioIQT

Calvo de Araujo, el padre de la pintura moderna amazónica

calvo

Exposición retrospectiva sobre el artista amazónico más importante del siglo. La curaduría estuvo a cargo de Christian Bendayán.

Escribe: Carolina Gómez (@llinijoplin)

“No hay verdad más grande que la selva”, alguna vez dijo Cesar Calvo de Araujo. Era el momento, casi 40 años y algo después de contarle a esta generación las verdades que él había encontrado, de la que todo Iquitos de ese entonces era consciente.

Christian Bendayán, celebrado artista y curador amazónico, se atrevió  a recuperar la imagen de quien es considerado el padre de la pintura amazónica moderna. Luego de incesantes viajes, encontró que esta verdad era  como un rompecabezas complejo, interminable y apasionante.

Hay una razón esencial para que toda esta idea, la de dedicarle un merecido espacio a Calvo en una inmensa galería capitalina, sea justificada: La selva está negra del olvido. El año 2009, un alcalde muy autoritario de Iquitos, ordenó destruir el Palacio Municipal, ubicado justo en el corazón de la ciudad, con la excusa de construir uno nuevo, literalmente, en forma de caja. Dentro de aquel inmueble histórico, convivían dos murales pintados por Calvo a mediados del siglo pasado

Más allá de la forma, esencialmente ese triste día histórico en Loreto significó también que la memoria poco a poco se iba desvaneciendo. Nuestro pueblo había olvidado quién era.

Un colectivo de artistas, intelectuales, y personas muy amantes de la ciudad y su valor histórico se reunieron en una protesta para que se respeten estos valores y se puedan salvar los murales pintados por Calvo de Araujo. La destrucción fue evidente, la autoridad edil nunca fue castigada, aunque luego de tanta lucha, los murales fueron rescatados y puestos casi a buen recaudo debajo de una maloca en un parque municipal.

 

El Artista y la gran pregunta.

Christian Bendayán entendía a la perfección el valor de aquellas piezas artísticas, aunque había una pregunta de la que poco se sabía o pocos recordaban: ¿Quién era Calvo de Araujo?

Esa curiosidad le llevó a descubrir el mundo, los mundos del artista amazónico y lo llevó a la misma vena que los unía a los dos: la selva misma. Luego de viajes por Arequipa, Brasil, luego de establecer un lazo muy importante con la familia Calvo, pudo poco a poco construir en una compleja colectividad una exposición como la que podemos ver en la galería John Harriman del cc. Británico en Miraflores.

Calvo era, principalmente, pintor. Era poeta, era escritor, era el compadre, era el Barbón, era el pescador, el aventurero, era el padre, era (es) el iquiteño más importante que el mundo ha visto jamás.

La exposición reúne quizá todo lo que acabo de escribir líneas arriba. Cuando uno va hacia la galería, se percibe el espíritu de Calvo en cada uno de los cuadros y objetos que más de que se observan, se sienten. Más que recomendable, muy emocional.

 

Iquitos y el viaje a ninguna parte.

Mucho más que ser algo demostrativo y artísticamente valioso, esta exposición pretende poner un asunto muy importante sobre la mesa: La selva necesita tener un espacio honorable en la historia del arte peruano. Pero, más que todo ¿Los iquiteños estarán de acuerdo? ¿Qué tan orgullosos se sentirían de Calvo de Araujo? Yo creo que pocos dijeran que sí. Muchos no saben quién es.

Iquitos anda históricamente a la deriva. Cree que su propia definición se puede ganar con cosas temporales. Cree también que tener al verde como referente le garantizará un espacio permanente y significativo no solamente en la industria, sino su protagonismo en el país.

Pero, las historias de la gente, las ideas, los sueños de muchos iquiteños como Calvo de Araujo deberían importarle a la gente. Un iquiteño no debería sentir que ser artista no significa ser menos para su sociedad. Su sociedad necesita volver a abrazar lo que realmente significa serlo: un equilibrio entre historia, arte y selva.

Hacia el final de su vida, Calvo soportaba dolores profundos e interminables pero aún así nada nunca le quitó el ímpetu para el pincel o para el lápiz  (crear era su mejor analgésico). Pintar la selva lo mantuvo fuerte hasta el final de sus días.

Si eres iquiteño, amazónico, artista, y decides darte una vuelta por la muestra, espero que  decidas cambiar las cosas, y tomes parte en devolverle a tu ciudad lo que muchos le han quitado. Necesitamos mirarnos al espejo y descifrarnos de verdad. Calvo de Araujo es más que un buen comienzo para ello.

 

La exposición imperdible

Calvo de Araujo:  La selva misma es la primera muestra retrospectiva del artista amazónico peruano más importante del siglo XX. En esta exhibición se reunirán más de setenta obras, que incluyen pinturas, esculturas, material de archivo y fotografías de la vida del artista. Además se presentarán dos videos documentales y se publicará un catálogo.

Cuándo: Del 8 de abril al 31 de mayo

Lugar: Galería John Harriman del Centro Cultural Británico (Bellavista 531, Miraflores)

Paco Bardales

Amazonía,cine, literatura,periodismo, OVNIS. Miembro del gran combo charapa pop. Búscame en Twitter: @pacobardales y @DiarioIQT
Secured By miniOrange