IQT , musica , noticias Martes, 11 agosto 2015

Diez canciones (+ un bonus track) para celebrar el cumpleaños de Gustavo Cerati

Paco Bardales

Amazonía,cine, literatura,periodismo, OVNIS. Miembro del gran combo charapa pop. Búscame en Twitter: @pacobardales y @DiarioIQT

Gustavo Cerati hubiese cumplido hoy 56 años.

02-opcional

Uno de los más grandes compositores musicales que dio América Latina al mundo, sin embargo, falleció en setiembre del año pasado, luego de estar más de cuatro años conectado a un respirador artificial, tras un ACV que le derrumbó luego de un concierto realizado en Venezuela.

No creo que haya mucho más que decir de Cerati, porque creo que se ha dicho todo (o casi todo). Lo único que podría acotar es lo que siempre he señalado desde que salió su último (¿premonitorio?) álbum, Fuerza Natural:

Gustavo Cerati fue una fuerza de la naturaleza.

Cerati nunca dio tregua ni tampoco estuvo interesado en complacer a la masa, incluso en sus momentos más multitudinarios, cuando era líder de Soda Stereo (acaso la banda más famosa de la historia del rock latino).  Su carrera como solista estuvo signada por el fantasma de Soda, pero eso no le impidió ninguna experimentación. Siempre apostó por la vanguardia.

Cada nuevo disco era un viaje al pasado que acababa en el futuro. El psicodélico Amor Amarillo (1993) es digno, pero aún experimental si lo comparamos con el grandilocuente y sinfónico Bocanada (1999) y a este, a su vez lo tomamos como una transición hacia el sofisticado Siempre es hoy (2002),  o con el rockero y potente Ahí vamos (2006).  Su último álbum Fuerza Natural (2009) es posmo, pero paralelamente flirtea con el rock clásico, hasta clásicos populares argentinos como Spinetta o las zambas/chacareras, sin dejar de lado los rasgueos hardcore o la instrumentación computarizada (Un poco, más, a partir de Fuerza Natural, en un post que escribí el 2009).

Todo lo que creó Cerati tenía un sello particular, descomunal y megalómano, disparando directo al corazón todo su ego, toda su brillante formación melómana, sus disparatados pero incesantes puntos de vista sobre la condición humana, pero aún más, su soledad y su persistencia.

He realizado un top 10 de las canciones que siempre han vuelto a mí, en cualquier circunstancia. No son todas las que deberían, pero dan una idea de su universo musical a lo largo del tiempo.

Fuerza Natural, que da inicio al álbum homónimo, poderoso y sencillo.  Una frase resume toda la canción: “Sé que Dios es bipolar”.

 

Pulsar, del primer álbum como solista, Amor Amarillo. Siempre lo sentí como una suerte de hipnosis melódica que logra su cometido.

Verbo Carne, del álbum más experimental, Bocanada, su orquestación impacta, abruma, intensifica la sensación de desolación. Una confesión religioso/pagana. Una admisión de culpa y de búsqueda desesperada por la redención.

 

Cactus, del Fuerza Natural. Una de las canciones más conmovedoras de su etapa solista.

“Y los médanos, serán témpanos

en el vértigo, de la eternidad

Y los pájaros, serán árboles

En lo idéntico, de la soledad”

 

Vivo, puedo decir que esta es mi canción favorita de Cerati como solista. Introspectiva, y todo, tiene uno de los versos que me representan (y que puse en un epígrafe de mi libro Resplandor):

“Me pondré el uniforme de piel humana

No esperaba tanto resplandor”

 

Karaoke, qué paja era bailar esta canción, cuando salió el álbum Cosas Imposibles, allá por el 2002. Videazo, también.

 

Cosas Imposibles, del álbum “Siempre es hoy”, tiene un aire popero que se mezcla con la base rockera que invita a moverte como quieras. El videoclip, con los chichobelos bailando, es un hit para siempre.

 

Crimen; “la espera me agotó, no sé nada de vos, dejaste tanto en mí” ¿quién diablos no se ha identificado con esa letra?

 

Adiós; del “Ahí vamos”, álbum que me gusta mucho por su fuerza. Esta canción es como una señal de un nuevo rumbo, de una vida mejor. Himno para los que tienen una segunda oportunidad.

 

Puente, se ha convertido desde siempre en una de las canciones más emblemáticas de Cerati. Era el cierre ideal para sus conciertos, la que el público coreaba hasta el final, la que quedó en la memoria como testimonio póstumo.

“Cruza el amor como un puente”.

Gracias por venir.

 

Bonus track: El Mareo, una colaboración excepcional que reúne a los Bajofondo, Gustavo Santaolalla y Cerati.

“Así son las cosas, amargas borrosas, son fotos veladas de un tiempo mejor.”

 

También pueden escuchar este playlist en Spotify.

Paco Bardales

Amazonía,cine, literatura,periodismo, OVNIS. Miembro del gran combo charapa pop. Búscame en Twitter: @pacobardales y @DiarioIQT