IQT , noticias Lunes, 10 octubre 2016

El reciclaje en el Perú y el desarrollo sostenible

Paco Bardales

Amazonía,cine, literatura,periodismo, OVNIS. Miembro del gran combo charapa pop. Búscame en Twitter: @pacobardales y @DiarioIQT

Un problema recurrente en Lima es la cantidad de desechos que encontramos en la calle. Los residuos sólidos permanecen constantemente en circulación.

Según estadística, solo el 4% de las 8,468 toneladas de basura que se producen a diario en Lima son recicladas. Otro dato: el 96% de los distritos en Lima metropolitana (y el Callao) tiene servicios de recojo de residuos sólidos, pero solo dos distritos (Surco y San Borja) tienen plantas procesadoras de abono (Surco y San Borja).

Más del 50% de los residuos que se recogen en la ciudad no son reutilizados.

Según datos de la ONG Ciudad Saludable, el 55% de los residuos sólidos es materia orgánica, y el 29% termina siendo aprovechables (papel, cartón, plástico), etc. Sin embargo, en muchísimos casos, ese material aprovechable termina en el mar, contaminando. En Perú solo hay 23 rellenos sanitarios reconocidos por Digesa.

Como vemos, Lima (y el país, en general), tienen un severo déficit de acción y planificación al respecto.

 

La experiencia de los recicladores de Manchay

dsc_0075_opt

La asociación de recicladores de Manchay ha pasado de reciclar 10 kilos de botellas PET a 150 kilos diarios.

A las 4 a.m., empieza la jornada de Gregorio Soto y los miembros de la Asociación de Recicladores de Manchay. En medio del frío y la densa neblina, salen alrededor de la zona y buscan entre las calles y espacios, solitarios a esa hora, una serie de lo que usualmente la gente deshecha.

“Lo que recogemos ahora es lo que encontramos por nuestra cuenta. La hora ayuda.”, señala Soto, mientras nos recibe en su pequeño local, donde se reúne con un puñado de sus asociados a realizar el acopio de los residuos sólidos que ha recolectado.

Las condiciones han variado desde hace 10 años, cuando Soto se empezó a dedicar al reciclaje independiente (o al “chatarreo”, como se denomina coloquialmente). En principio, ahora han logrado, con los 34 asociados, una formalidad.

Ciudad Saludable, dedicada al trabajo con residuos sólidos, decidió asesorar al grupo y los dotó de conocimientos de la manipulación de los objetos que recolectaban, les ayudó a generar espacios para contactar, además con maquinas y tecnología. Finalmente, los motivó a formalizarse.

Desde el 2014 tienen un RUC, emiten factura y han sido reconocidos oficialmente por la municipalidad de Pachacamac.

Además, han empezado a trabajar un sistema de reciclaje a fondo. Bajo la cadena aprendida, han ido diferenciando los objetos y las calidades. Uno de ellos es de la variedad PET (polietileno tereftalato), un plástico utilizado mayoritariamente en la elaboración de botellas.

Un dato interesante: la asociación ha pasado de reciclar 10 kilos de botellas PET a 150 kilos diarios. Una vez que eha procesado, los bloques de material PET son trasladados por la asociación y vendidos a la industria.
El PET y el reciclaje

gallery-12

El Perú fue uno de los últimos países de la región en reglamentar el reciclaje PET, hace un par de años.

Según estadísticas, la industria del plástico tiene un valor en el Perú de US$3,000 millones. El sector construcción demanda mayor cantidad de productos plásticos, con un 13.8%. Le siguen los sectores comercio, fabricación, elaboración de bebidas no alcohólicas, etc.

De la variedad de plástico, el PET es el más rápido de reciclar.

Los envases PET ofrecen una alta resistencia a la corrosión y al desgaste (es calificado apto para el envasado de alimentos y bebidas para el consumo humano), asimismo desarrolla formas que permiten un cierre hermético. Puede volver a sellarse fácil y herméticamente con la misma tapa.

Vale recordar que el plástico PET es reciclado de modo seguro y está libre de cualquier tipo de contaminantes. Su uso para el consumo humano es completamente garantizado.

El PET, sin embargo, al ser un derivado del petróleo y tener un proceso de biodegradación extremadamente largo (entre 100 y 1,000 años) termina convirtiéndose en un agente de impacto ambiental a considerar.

 

La transformación sostenible del plástico PET

gallery-10

La única planta de reciclaje PET está en Lima, en San Miguel Industrias.

San Miguel Industrias, la mayor empresa de envases rígidos del país, con el 70% del mercado, le compra el material PET reciclado a la asociación de Manchay.

Hace una veintena de años, San Miguel incursionó en el negocio de envases PET. Cuenta con la primera y única planta de reciclaje de este tipo, con la posibilidad de elaborar envases PET de hasta 100% de resina reciclada.

Jacobo Escrivá de Romaní, jefe de la unidad de negocio de reciclaje en la empresa, me muestra el proceso de la planta ubicada en Lima, con una capacidad de producción de 1,200 toneladas por mes.

Escrivá me señala que más de 100 mil recicladores se benefician, directa e indirectamente, con esta actividad, cuya producción es enteramente nacional. El proceso, además, ofrece diversos aportes para la sostenibilidad del medio ambiente.

Se reciclan aproximadamente 32,000 toneladas por año. Esto ha generado una significativa reducción de contaminación. Existe un cuidado del medio ambiente y un uso responsable de los recursos. Además, se pone en valor las actividades realizadas por los recicladores.

Un dato económico, no menos importante, es que se ha ido sustituyendo la importación de plástico PET, mejorando la balanza comercial del país en US$ 40 millones.

 

El Perú, último en aprobar reciclaje PET

El proceso de transformación no fue fácil, ya que involucra un cambio de mentalidad tanto desde el sector privado como el público.

El Perú fue uno de los últimos países de la región en reglamentar el reciclaje PET, hace un par de años.

Por lo pronto, Backus ha sido la primero empresa que, publicamente, ha señalado estar usando material de reciclaje PET.

 

La importancia de un política estatal de reciclaje

estadisticas

Beneficios del reciclaje PET (Fuente: Industrias San Miguel)

Existe una campaña en redes sociales llamada #ReciclaPeru que está enfocada en difundir la importancia del reciclaje para el desarrollo sostenible. Ha empezado hace dos meses y ha generado ya negociaciones e interés por generar un cambio, que implica enfocar a que la industria consuma material reciclado.

La reinversión social y ambiental requiere de una alianza pública/privada, en la que el sector público pueda generar un marco regulatorio que propicie el reciclaje como política de Estado (una idea interesante son a través de tasas o contribuciones), mientras el sector privado pueda operar bajo dichas reglas.

A nivel internacional se ha avanzado fuertemente en el camino del reciclaje. En Japón la tasa de reciclaje es de 70% y es básicamente reciclaje de origen (es decir, desde los propios hogares). En España, las autoridades respectivas pueden hacer auditorías en los hogares y se sanciona con multas por el incumplimento (la tasa es de casi 65%). México es el país donde se está reciclando más y mejor en la región latinoamericana. En Ecuador se ha establecido un subsidio, mediante carga impositivo, a favor del reciclador. En Bolivia hay una obligación de usar un 30% en material reciclado en ciertas industrias.

La tasa de reciclaje en el Perú es de 35% (en Brasil o Argentina es del 50%). El porcentaje es bajo, como vemos.

Se requiere, además, una campaña efectiva de educación. El gobierno debe educar y generar un espacio adecuado para la responsabilidad social y la cultura del reciclaje, desincentivando la contaminación, promoviendo el cuidado del ambiente y el desarrollo sostenible.

Paco Bardales

Amazonía,cine, literatura,periodismo, OVNIS. Miembro del gran combo charapa pop. Búscame en Twitter: @pacobardales y @DiarioIQT