IQT , noticias Lunes, 25 julio 2016

Contracciones: la dictadura corporativa llega al teatro peruano

Paco Bardales

Amazonía,cine, literatura,periodismo, OVNIS. Miembro del gran combo charapa pop. Búscame en Twitter: @pacobardales y @DiarioIQT

Mike Bartlett es considerado uno de los más importantes y prestigiosos dramaturgos jóvenes del Reino Unido. A sus 35 años,  no solo ha ganado diversos premios en su país, sino también ha sido comparado con monstruos del oficio, como Harold Pinter.

Contracciones nace de una idea que le surgió a Bartlett cuando leyó en un periódico que 30 de cada 80 empresas solicitaba a sus empleados declarar cualquier tipo de relación amorosa entre ellos, a fin de evitar futuras consecuencias laborales, emocionales y de productividad.

13615210_1643319995986663_3259009397823439735_n

Basada en obra del británico Mike Bartlett, Contracciones es dirigida por Lucho Tuesta.

De este dato tan alucinante, propio del absurdo de las obras distópicas, se genera esta historia. Según la reseña oficial de la fanpage:

“Contracciones aborda, con punzante humor negro, una temática que, a pesar de haber sido explorada por autores como Kafka, Orwell,  Ionesco y Pinter, hoy sigue teniendo una vigencia y relevancia aterradora: la alienación del individuo mediante al abuso del poder. Es una obra donde se develan los miedos y frustraciones que dominan al ser humano ante la imposibilidad de rebelarse contra un sistema opresor que lo conduce a la insatisfacción e infelicidad“.

Luego de haber sido puesta en escena en diversos países, llega a Lima, bajo la dirección de Lucho Tuesta.  Debemos confesar que tuvimos una euforia y una satisfacción muy grandes luego de ver esta adaptación, que se ha estrenado desde el jueves 21 en el Teatro De Lucía de Miraflores.

Esta es una obra de coyuntura, sin duda. Se inserta en el ámbito corporativo y toma como punto de partida la relación laboral entre Emma (Fiorella Pennano) y su gerente (Sandra Bernasconi). Narra los excesos que cometen las empresas a través de cláusulas laborales abusivas/invasivas.  Además, se inmiscuye en los concesiones que hacemos los seres humanos en la búsqueda de la estabilidad económica.

Sin embargo, más allá de la crítica o la identificación temporal o social, Contracciones plantea una revisión/diálogo creativo con Un mundo feliz, de Aldous Huxley, una de las mejores novelas de ciencia ficción de todos los tiempos (los guiños son alucinantes y muy bien reinventados).  La idea de que todo es monitoreado, hasta la vida privada de los empleados, está marcado como ese ojo del Gran Hermano que lo ve todo (orwelliano, también, por cierto).

La puesta en escena privilegia lo minimalista, pero al mismo tiempo lo pulcro (escenarios claros) y luminosidades de neón, que potencian la sensación de un espacio atemporal, donde la trama adquiere paulatinamente tonos tragicómicos, esperpénticos y, en ciertos momentos clave, macabros.

Así como soy fan de Aldous Huxley, lo soy también de Radiohead. A lo largo de la obra, se despliega una banda sonora  acompañada por varios de sus temas, entre ellas la espectacular True Love Waits o la siniestra We Suck Young Blood, entre otros. Una elección musical y atmosférica adecuada, además de un fan service que se agradece de pie.

13697055_1651598421825487_1521505037802643943_n

Impresionante duelo actoral entre Sandra Bernasconi y Fiorella Pennano en Contracciones.

Por lo demás, hay que apreciar el gran duelo actoral entre Sandra Bernasconi y Fiorella Pennano. Cada una más intensa, demente y enfocada. Hay un contrapunto de personalidades, dualidades, sojuzgamientos y sumisiones que llega a niveles de paroxismo conforme la obra se acerca a su desenlace.

Uno termina con una sensación de desesperanza y desolación, como en las más importantes distopias. Una producción que se toma riesgos estéticos y sale completamente airosa.

A no perderse ‪‎Contracciones‬. De las mejores obras teatrales que hemos visto en los últimos tiempos.

 

 

 

Paco Bardales

Amazonía,cine, literatura,periodismo, OVNIS. Miembro del gran combo charapa pop. Búscame en Twitter: @pacobardales y @DiarioIQT